Una familia consiguen cruzar la calle después de esperar día y medio a que acabase una procesión

0
Una familia consiguen cruzar la calle después de esperar día y medio a que acabase una procesión

La familia Marco Clavería ha conseguido llegar a su casa tras esperar más de un día a que la gente le dejara pasar para llegar a la otra acera.

Los pasos, las procesiones y los santos son los protagonistas de la Semana Santa. La emoción y la devoción inundan las calles durante estos días, pero no todos lo viven con toda ese sentimiento, y eso es lo que les ha ocurrido a esta familia, que a pesar de vivir al otro lado de la calle por la que estaba pasando una procesión, estos no pudieron cruzar debido a que la gente les presionaba para que no lo hicieran.

Tan cerca y a la vez tan lejos

Es lo que debieron de pensar Esmeralda Clavería y Ernesto Marco cuando iban a pasar a la otra acera con sus tres hijos pequeños, pero se encontraron con una procesión que les impedía pasar. Ellos esperaron a que terminase pacientemente, pero fue la gente que se encontraba a su alrededor la que les impidió cruzar la calle diciéndoles que estaban esperando a que empezara otra procesión y que no eran nadie para pasar a la otra acera, aunque el motivo fuera ir a su casa.

“Nosotros no queríamos molestar”, explicaba Esmeralda. “Lo único que pretendíamos era cruzar la calle porque queríamos acostar a nuestros hijos, pero bueno, ese día y medio se pasó rápido”, añadía.

Un día y medio para recuperar la fe

El único miedo de los padres eran que los hijos se asustaran por el ruido de los tambores, por eso querían pasar rápido, pero no ocurrió nada de eso.

Cuando por fin consiguieron llegar a su casa, los niños pidieron a sus padres unos capirotes de colores y que vendieran sus juguetes para comprarles unos bombos como los que “llevaban esos señores”.

 

Dejar respuesta

uno × 2 =