Un tartamudo intenta pronunciar “Aljafería” y acaba ingresado

0
Un tartamudo intenta pronunciar Aljafería y acaba ingresado

El hombre ha sido hospitalizado de urgencia al intentar pronunciar con extrema rapidez “Aljafería”

Ángel Gadea, que sufre este trastorno en el habla desde los últimos doce años, estaba manteniendo una conversación con un grupo de amigos cuando de repente salio el Palacio de la Aljafería en la conversación y fue entonces cuando el muchacho se encasquetó en dicha palabra, impidiéndole seguir hablando, lo que le provocó una parada cardiorrespiratoria. La pronta llegada de los servicios sanitarios y la agilidad de sus amigos para saber qué hacer en cada momento salvó la vida de Ángel.

Aljafería, una palabra casi mortal

El Palacio de la Aljafería ha vuelto a ser noticia, una vez más, por la dificultad que supone pronunciarlo correctamente, pero en este caso ha ido a más por la gravedad del asunto ya que casi se cobra la vida de un joven que sufre de tartamudez y casi muere ahogado al intentar decir “Aljafería”.

“Al principio nos hizo gracia, pero cuando empezó a ponerse morado y no decía más que ‘Alj, alj, alj, alj, alj’, nos asustamos”, comentaba un amigo. “Hace poco le pasó con Alfajarín, pero lo superó, por eso nos lo tomamos con filosofía al principio”, añadía otro.

La ATA solicita que se cambie el nombre a los términos más complicados

La Asociación de Tartamudos de Aragón (ATA) ha solicitado al Ayuntamiento de Zaragoza la posibilidad de modificar las palabras que resultan más difíciles de pronunciar para que no se vuelva a repetir el caso de Gadea. Algunas de los puntos a visitar que el presidente de la ATA ha pedido que se les cambie el nombre son: Aljaería, Alfajarín, Romareda, La Lonja, El Justiciazgo o La Almunia de Doña Godina

“So, so, sooolo que, que, queremos vis, visi, visitar los lugggares sin ten, ten, teeener que esstar tres ho, ho, horas ley, leyendo los cartttteles”, explicaba el presidente de la ATA.

Dejar respuesta

ocho + cinco =