‘Un siluro viene a verme’, el verdadero éxito en taquilla

0

Más de tres millones de personas han disfrutado ya de la fábula entre el pequeño Pedrico y su amigo, un siluro del Ebro con vocación de mentor.

Ha sido la película más vista durante la última Fiesta del Cine lo que ha hecho que millones de personas se hayan emocionado con esta bella historia. Nadie duda de que ‘Un siluro viene a verme’ ha hecho historia en el cine español. Hoy, en Errado de Aragón, conocemos más sobre el verdadero origen de la historia.

“Ha sido un no parar de llorar, un río de lágrimas constante”

Los espectadores que ya han podido disfrutar de la película sólo tienen palabras de admiración. “Nunca pensé que un siluro me emocionaría tanto”, “Los mensajes que lanza el siluro llegan directos al corazón” o “Yo también quiero ser amigo de un siluro”, son algunos de los comentarios que se han repetido estos días en las salas de cines de toda España. “El niño, Pedrico, me recuerda a mí… tenemos una historia muy parecida”, comenta Maria Teresa, una espectadora emocionada. “He sido un río de lágrimas constante. No se si era emoción real o que quería rodearme de agua para que viniera un siluro a chapotear conmigo”, añade.

J.A. Bayona veraneaba en Mequinenza, donde imaginó la historia

“Yo siempre quise tener una pecera lo suficientemente grande como para tener a un siluro, pero… ¡vaya bichos! No me cabían ni en la bañera”, explica Bayona, director de la película, cuando se le pregunta por la historia. “Yo quería transmitir toda la sabiduría que un siluro puede tener. Espero haber reflejado todos esos consejos y vivencias que tienen los siluros”. Todo aquel que lo quiera comprobar, solo tiene que dirigirse a unos de los muchos cines que proyectan la película y dejarse  llevar por la corriente de emociones… y por la del Ebro.

 

Dejar respuesta

8 − 2 =