El Cierzo ya lo tiene todo listo para molestar estos Pilares

1

El Cierzo, entrañable viento aragonés, cuenta los días para hacer acto de presencia y empezar a fastidiar unos Pilares más. “Soy ya una tradición”, reconoce.

Errado de Aragón ha podido conversar con El Cierzo a escasas horas del inicio de las Fiestas del Pilar. El viento reconoce estar nervioso cuando cada año se acercan estas fechas, aunque ya tiene todo listo para iniciar sus soplidos. Su familia, Los Huracanes, están orgullosos de él por todo lo que ha conseguido y no descartan venir a hacerle compañía alguna noche de las fiestas.

No Cierzo, no party

“A mi no me invitan ningún año, la verdad… Pero sé que si yo no estuviera allí, me echarían de menos”, reconoce Cierzo con humildad. “La gente tiene sentimientos encontrados conmigo. Por un lado me odian y por otro saben que, sin mi, Pilares no sería lo mismo”. Cuando preguntamos a Cierzo por sus motivos para actuar se sonroja y, mirando hacia otro lado, admite no tener ninguno en especial. “Me siento solo y veo a todos esos jóvenes de botellón, a esas familias paseando por el centro… yo vivo lejos de Los Huracanes, mi familia… La mayoría de ellos viven en América y, cuando llegan fechas señaladas, los echo de menos”.

Este año promete moderarse

Aunque su cara es señal de emoción y nerviosismo a la hora de la verdad Cierzo reconoce que tiene que empezar a moderarse. “Yo es que es ver la explanada de Valdespartera, la del Parking Norte de la Expo… y me emociono, me envalentono… ¡me pongo nervioso! Y venga a soplar, a correr de aquí para allá… pero este año tendré que calmarme, que ya voy teniendo unos añicos”. Aún con todo su declaración de intenciones es clara: estos Pilares, de nuevo, tendremos que encoger el cuello y asumir que nuestro viento, el Cierzo, nos despeinará.

1 Comentario

  1. Entrañable, sin duda, o aprendes a vivir con el o no hay manera de habitar este lugar, pero tengo una pregunta para él… ¿Cómo se explica que aparezcamos en ciudades contaminadas, cuando, por aquí, campas a tus anchas? Y no vale echar balones fuera a la papelera o a los efluvios tras beber agua de borrajas….

    ¡¡¡Magníficos!!!

Dejar respuesta

8 − siete =