Decathlon consigue conquistar Zaragoza

0

La multinacional deportiva se ha hecho finalmente con la conquista de la capital maña, y es que tal y como se ha conocido en las últimas horas, Decathlon ha contratado a la última persona que quedaba por trabajar en la empresa.

La idea de hacerse dueño de la ciudad siempre ha estado presente en los planes de Decathlon. Desde que se implantó la tienda en Gran Casa, la necesidad de hacerse con el control de Zaragoza se hizo casi enfermiza, al principio el dominio era prácticamente utópico, pero una vez se estableció Decathlon en Puerto Venecia y se abrió el nuevo almacén logístico el plan se pudo hacer realidad. Y así ha sido, hoy se ha firmado el último contrato que permite a la empresa hacerse con el control de la ciudad.

Un contrato para dominarlos a todos

La ciudad no era consciente de todo lo que estaba ocurriendo, y es que desde su apertura todo el mundo estaba feliz por el hecho de que en Decathlon todo el mundo que echaba su Curriculum acababa siendo llamado para trabajar, pero hoy se ha podido conocer del motivo por el que se producían tantos contratos. La noticia se ha extendido como la pólvora y los notarios más prestigiosos han analizado los contratos y han encontrado una clausula en la que afirmaba que una vez firmaran el contrato estarían expuestos a apoyar a Decathlon bajo cualquier circunstancia.

“Era todo una estratagema para hacernos con el dominio absoluto de Zaragoza, ahora que todos trabajan para nosotros los controlaremos a nuestra merced. Desde aquí comenzará nuestro control absoluto del país. Yo os he creado y ahora me pertenecéis”. Exclamaba desde la torre del Corte Inglés de Puerto Venecia Michel Leclercq, fundador de Decathlon.

“Decathlon, una grande y cómoda”

Este es lema que representará a la ciudad Decathlon. La población maña ya ha comenzado a vestirse según dicta su mandatario, las marcas permitidas son: Domyos, Kipsta y para actos importantes, Quechua.

La población está inmersa en un mar de dudas y miedo, tras conocer esa cláusula que les obliga a estar a favor de la empresa no saben cómo actuar, por el momento todos los ciudadanos permanecen repartidos en los diferentes Decathlon esperando a recibir órdenes.

 

 

 

 

 

Dejar respuesta

diecinueve − 3 =