Un joven se empadrona en una sala de espera del Hospital Miguel Servet

1

Después de duras negociaciones, Ivan Zamorano, vecino de Zaragoza, tras horas esperando a que fuera llamado por los médicos consiguió habitar una de las salas de espera del hospital Miguel Servet.

Ayer, 5 de Mayo de 2015, Ivan Zamorano se disponía a entrar a urgencias del hospital Miguel Servet de Zaragoza debido a unos problemas estomacales, él sabía que tendría que esperar para ser atendido, pero lo que nunca se imaginó fue la cantidad ingente de horas que tuvo que esperar, 19 horas fueron las que el protagonista de la historia necesitó para que fuera atendido por los médicos.

Desesperación e impotencia

“He estado pocas veces en urgencias, pero todas las he recordado por el tiempo que he tenido que esperar, hasta hoy, lo más que he tenido que esperar han sido dos o tres horas, tiempo que me parecía ya excesivo, pero lo de ayer fue inhumano, por eso, después de casi veinte horas esperando decidí hacer de esa sala de espera mi casa. Yo ya no me veía en otro sitio que no fuera esa salita” declaró Ivan Zamorano a Errado de Aragón.

Los abogados del joven y del hospital se encuentran en procesos judiciales para poder finalizar este caso de una manera civilizada y sin problemas para ninguna de las dos partes. El joven, aún dentro del hospital, ha recibido ayuda por parte de los psicólogos del Miguel Servet, y el diagnóstico más acertado es el de un Síndrome de Estocolmo nunca visto, “es la primera vez que nos encontramos con una situación de este tipo, no hay manera de sacarlo de ahí, si lo conseguimos tendríamos que llevarlo a Suecia para que lo examinen” explicaba uno de los psicólogos.

Respaldado por el resto de pacientes

Los pacientes que han coincidido con el protagonista el apoyan en su causa debido a que todos han pasado por esa misma situación. “Lo entiendo y me solidarizo con él, el otro día estuve esperando cuatro horas para que me curaran un uñero. En cuanto pueda le doy un tapper”, “Estoy al cien por cien con Ivan, necesitamos a gente con ganas de cambiar las cosas, él va por buen camino”, “Me parece buena idea, tal y como está la vivienda y la sanidad pública es una buna forma de protestar, así se matan dos pájaros de un tiro”, declaraban algunos pacientes ante esta iniciativa.

1 Comentario

Dejar respuesta

Doce − 9 =