Un calendario de los Mallos (de Riglos) predice el fin del mundo para 2022

0

Al calendario maya que vaticinaba el fin del mundo en 2012 se le une este nuevo hallazgo en los Mallos de Riglos que revela nuevas teorías catastrofistas.

Un hallazgo arqueológico vuelve a poner en jaque la tranquilidad de la vida en la Tierra. Unas inscripciones realizadas en piedra, encontradas en la localidad oscense de Riglos durante este fin de semana, arrojan nuevas informaciones sobre el fin del mundo.

Un error de cálculo de los Mayas que los Mallos supieron detectar

Un cambio de era, un desastre natural, un cambio espiritual humano… fueron muchas las lecturas que se realizaron en torno al calendario maya que, presuntamente, predecía el fin del mundo en el año 2012. Cuatro años después, y con la vida humana sin peligro de extinción inminente, un nuevo calendario amenaza la estabilidad de la Tierra. Los Mallos de Riglos, en Huesca, tendrían también su propio calendario sobre el fin del mundo, según ha revelado National Geographic. “Quizás la cultura maya se equivocó en el cálculo. Lo típico del “me llevo una” que se te olvida luego sumar y les salió un 2012… pero no, es en 2022”, explican fuentes que han tenido acceso al calendario.

Un grito de jotero desafinado, posible origen del fin del mundo

“Suponemos que, con lo suyos que son los Mallos, el fin del mundo lo prevén en Aragón”, señala National Geographic en su artículo. “¿Un desbordamiento del Ebro?, ¿un terremoto causado por un melocotón de Calanda que cae del árbol por su propio peso?, ¿un grito de jotero desafinado? Nos tendremos que dejar sorprender por su naturaleza”, teoriza el mismo artículo. Errado de Aragón, que se ha desplazado hasta Riglos para analizar el hallazgo, no descarta que la causa final del fin del mundo sea, después de todo, un cabreo del propio planeta Tierra harto de teorizar sobre su muerte.

Dejar respuesta

16 − Doce =