La escultura de la plaza San Felipe no recuerda que está mirando

0

La escultura que lleva sentada en el mismo sitio desde 1991 ha afirmado que desde hace siete años ya no es consciente de lo que tiene que estar mirando. Después de llevar sentado veinticuatro años no sabe cómo levantarse.

La estatua, creada por Santiago Gimeno Llop, simboliza a un niño mirando al Memorial que recordaba la Torre Nueva pero que fue derruido en el año 2002. El niño, que en la actualidad ya está en edad de trabajar, ha olvidado cuál era su función en esa plaza. “Ha pasado tanto tiempo que me es imposible acordarme de lo que tengo que hacer, además, no puedo preguntarle a la gente porque en el momento que me escuchan salen corriendo”.

“Perdone, ¿sabe qué estoy mirando?”

Esta es la frase que la escultura ha repetido más veces desde que fue construida, pero que nunca ha sido respondida. “Estos últimos años están siendo muy duros, es muy frustrante, y es que llevo siete años preguntándome qué coño estoy mirando, lo tengo en la punta de la lengua, pero no hay manera de acordarme”. El niño de bronce, que lleva años aguantando las constantes bromas, fotos, besos y alguna que otra acción escatológica de jóvenes sobrepasados por el alcohol, ha explotado después de años en la sombra. “Necesito respuestas, han sido muchos años perdidos. En cuanto sepa cómo levantarme quiero ponerme a estudiar la carrera de Historia del arte, no sé por qué, pero me interesa mucho ese mundo”.

La escultura sufre problemas de cervicales

Los problemas de la joven escultura no están sólo relacionados con los problemas de memoria, sino que al llevar tantos años mirando hacia arriba su cuello se ha visto afectado. “Ésta tiene gravemente afectadas las cervicales y lo más seguro es que no pueda mirar hacia abajo y a los lados durante los próximos tres años”. Explicaba Amador Llopis, profesor de fisioterapia en la Universidad de la Vida.

 

 

 

 

Dejar respuesta

2 × dos =