La Ibercaja de Sabiñánigo asaltada a punta de SuperSoaker

0

El ladrón entró en la sucursal de Ibercaja y, después de amenazar al trabajador, se llevó todos los bolígrafos y las cestas de caramelos.

Un hombre irrumpió ayer sobre las 13:45 de la tarde en una de las oficinas Ibercaja en Sabiñanigo. El individuo entró con la cara descubierta y al grito de “¡Quiero todos los caramelos verdes y esos otros morados que no saben a nada!”. La gente que se encontraba en el interior de la sucursal en ese preciso momento se tomó a risa la iniciativa del asaltante, pero el momento álgido del atraco llegó cuando el supuesto ladron, molesto por la falta de atención que los trabajadores y clientes mostraban, agarró a una empleada y la tomó como rehén, apuntando a la cabeza de ésta con una SuperSoaker50, conocida marca de pistolas de agua.

El atraco se confundió con una apuesta entre amigos

“En cuanto ví que me apuntaba con ese ‘tastarro’ me dió mucha pena, solo me apatecía darle un beso en la frente y abrazarle fuerte”, explica la mujer que fue retenida por el ladron. Al ver el extraño botín que el individuo pedía, los trabajadores pensaron que se trataba de una prueba o de una simple broma. “Al ver como evolucianaba la situación pensamos que se trataba de una de las típicas apuestas que empiezan con un ‘no hay huevos de…’, entonces cuando ya vimos que sacaba ese arma ya llamamos a la policia por lo que pudiera pasar”, afirma el trabajador de Ibercaja.

Un rato muy entretenido

Al llegar al lugar del supuesto delito, las autoridades se encontraron a las victimas achuchando y dando consejor de como el ladrón podría enderezar el rumbo de su vida. “Los afectados se vieron enternecidos ante la pena que les causó el supuesto delincuente. La sanción seguramente quedará en una colleja y en la retirada de todos los caramelos que robó”, declaró la policía. El agente añadió que, probablemente, el atracador eligió el día de ayer para llevar a cabo su hazaña a sabiendas de que es los lunes cuando el banco recibe, tras las jornadas festivas del fin de semana, un nuevo cargamento de caramelos.

Dejar respuesta

2 × cinco =